¿Saber primeros auxilios puede salvar vidas?

¿Cómo salvar una vida con primeros auxilios?

Encontrarnos en una situación de riesgo para la vida es tan simple como que nuestra pareja se atragante con un trozo de comida, presenciemos un accidente de coche, nos hagamos una fractura o uno de nuestros hijos beba algún líquido venenoso como la lejía o productos de limpieza, sin querer. De nuestra rápida actuación puede depender el salvar la vida de nuestros seres queridos o no. Por eso, es de gran importancia conocer cómo aplicar los primeros auxilios para actuar en casos de necesidad.

 

Además, es no solo necesario sino indispensable en el caso de personas trabajadoras. Es cierto que en ciertos sectores es más "obligatorio" que en otros (socorristas, personal sanitario, bomberos y personal de las fuerzas del orden, vigilantes, conductores de ambulancia...), pero también es cierto que las situaciones de peligro se pueden dar en cualquier empresa y en cualquier lugar. No en vano, si trabajamos en una tienda, un cliente puede sufrir un paro cardíaco o si trabajamos en una oficina, un compañero puede atragantarse a la hora del desayuno. Cuando menos lo esperemos puede ocurrir una situación en la que necesitemos salvar una vida, o al menos intentarlo mientras llegan los servicios sanitarios.

 

 

 

¿En qué consisten los primeros auxilios?

Según la definición más exacta, los primeros auxilios son una serie de acciones que se realizan para cuidar y sostener los signos vitales de una persona lesionada hasta la llegada de profesionales. Estos cuidados pueden ser llevados a cabo por cualquier personas conocedora de las técnicas, por lo que se puede cambiar significativamente una situación de riesgo por otra con un resultado mucho más favorable para el herido.

 

En el curso de Primeros Auxilios y Realidad Virtual que impartimos actualmente en Educanet Formación se explican de forma teórico-práctica diferentes situaciones que requieren de primeros auxilios y cómo actuar en dichos casos:

 

  • Problemas respiratorios: ahogamientos, obstrucciones de las vías respiratorias...
    • Cómo actuar: maniobra de Heimlich e Incisión cricotiroidea.
  • Problemas traumatológicos: politraumatismos, esguinces, luxaciones, fracturas...
    • Cómo actuar: sistemas de inmovilización.
  • Hemorragias y heridas, y cómo actuar.
  • Mordeduras y picaduras, y cómo actuar.
  • Intoxicaciones, y cómo actuar según el tipo: gases, agentes químicos, coma etílico, ingesta de alimentos...
  • Quemaduras, y cómo actuar.
  • Parto de urgencia:
    • Cómo actuar según las diferentes fases o incluso ante un posible aborto.
  • Reanimación Cardiopulmonar (RCP) y cómo hacerla.
    • Cómo actuar en adultos.
    • Cómo actuar en niños.
  • Otras situaciones: golpes de calor, convulsiones, hipoglucemias, lipotimias, infartos o ataques de ansiedad.

 

 

 

¿Qué pasos hay que seguir para aplicar los primeros auxilios?

Para poder seguir el protocolo de actuación de primeros auxilios y poder salvar una vida, hay que seguir una serie de pasos:

  • En primer lugar, y antes de nada, hay que llamar al número de emergencias (112) para informar de los siguientes datos relevantes:
    • Ubicación, lo más concreta posible. Si no sabemos dónde es exactamente, deberemos informar de lugares de referencia, aproximaciones concretas, edificios representativos. De esta forma, ayudaremos a los servicios sanitarios a llegar al lugar del suceso.
    • Estado de la víctima. Debemos narrar más o menos los síntomas que notemos que están ocurriendo, aunque no necesitamos usar un vocabulario demasiado técnico. Por ejemplo, podemos decir que una persona se ha mareado en lugar de indicar que ha sufrido un desvanecimiento o que ha perdido el conocimiento.
  • A continuación, debemos evaluar la situación de la zona alrededor de la víctima. Acotaremos el perímetro de seguridad, colocando algún elemento luminoso e incluso llamativo, que remarque lo ocurrido.
  • Debemos recordar en todo momento que es muy importante mantener la calma. Si no actuamos de manera ordenada y metódica, podemos entorpecer más que ayudar en el suceso.
  • Si la persona está consciente, deberemos presentarnos e indicarle qué vamos a hacer a continuación, para ayudarla a tranquilizarse. Si no está consciente, deberemos informar al equipo médico en camino.
  • Dependiendo de la situación, actuaremos de una forma u otra:
    • En el caso de una parada cardíaca, realizaremos la maniobra de RCP siguiendo correctamente los pasos hasta la llegada de los sanitarios.
    • Si se ha producido un traumatismo, no moveremos a la persona afectada y le sujetaremos el cuello para evitar posibles lesiones medulares.
    • En caso de sangrado, no debemos realizar un torniquete, sino presionar la zona para contener la hemorragia.
    • Si observamos quemaduras, lo más adecuado es aplicar abundante agua fresca, vigilando que no sea demasiado fría.